Yinepu

ANUBIS/YINEPU

Anubis

Es el nombre griego del dios Yinepu (o Inpu). Se trata de un dios muy antiguo que tiene vínculos muy diferentes dentro del panteón egipcio. En el mito wesiríaco es hijo de Wesir y Nebt-Het, mientras que en el mito solar su padre es Ra. Para los egipcios no importaba la procedencia del dios y sí su labor dentro del cosmos y su interacción con los seres humanos. Todos los textos sagrados merecían tal respeto que no se desechaban por más que se contradecían entre sí. La solución al dilema estaba en comprenderlos por separado sin querer compararlos o superponerlos.

La misión de Yinepu en puramente funeraria. Habitante del Más Allá fue el creador de la momificación procedimiento que evitaba la putrefacción y mantenía los cuerpos incorruptibles. Yinepu lo utiliza por vez primera en su padre Wesir, devolviéndolo a la vida; de ahí en más su ritual de “Apertura de los Ojos y la Boca” permitirá a los egipcios despertar del estado de muerte y vivir por segunda vez en el reino de Wesir.

Los egipcios embalsamaban a sus muertos en tiendas que levantaban lejos de los centros poblados. En esas tiendas Yinepu era invocado por los sacerdotes embalsamadores, porque él guarda los secretos de la momificación.

Su animal sagrado, el perro, es el perfecto guardián de las tumbas y los cementerios, guía y amigo fiel del difunto al que Yinepu acompaña hasta la “Sala de las Dos Verdades”, lugar donde se lleva a cabo el juicio del ser humano. Delante de un tribunal conformado por 42 divinidades y del Juez supremo, Wesir; acompañado por Aset y Nebt-Het, el difunto se purifica mediante un acto de confesión. Su corazón (no el órgano sino los sentimientos que contiene), es colocado por Yinepu sobre el platillo de una balanza mientras la mismísima diosa Ma’at sirve de contrapeso en el platillo opuesto. Yinepu vigila el fiel de la balanza que dictará la pureza de conciencia del difunto, requisito esencial para transformarse en un ser luminoso y eterno. El difunto “justificado”, de conducta íntegra, es registrado por Djehuty el “Escriba Divino” y presentado por Heru-sa-Aset delante del Rey Wesir, quien lo regenera en su propio ser.

A Yinepu debemos entenderlo como un dios de energía transmutadora. Guía de los caminos de la transformación del hombre en ser divino y compañero fiel que se mueve entre dos mundos. Su manifestación gemela es el dios Wepwawet (o Upuaut) el “Abridor de los Caminos”, que a diferencia de Yinepu tiene la cabeza blanca.

Por Siathethert, Shemsu de la Ortodoxia Kemetica.

Anuncios