Apis

APIS

Apis

Apis es el nombre griego del Toro egipcio Hapy (es importante aclarar que Apis no es un buey sino un toro).

Los animales son en la mitología egipcia intermediarios entre los hombres y los dioses. Los toros manifiestan cualidades de fecundidad, fuerza y potencia. Muchas veces el propio Rey lleva el epíteto de “Toro Poderoso”.

Hapy se entendía como la encarnación del dios Ptah. A su muerte era asimilado a Wesir. En época grecorromana se originó el dios Serapis, sincretismo de Wesir y Hapy.

Según el mito Hapy nació de la diosa vaca Hesat al ser fecundada por un rayo del dios Sol. En otras versiones mitológicas Hesat no es la madre sino la pareja de Hapy.

Los egipcios daban mucha importancia a este toro negro, los sacerdotes recorrían el país buscando un candidato. Además del color negro de su pelaje -símbolo de fecundidad-, Hapy debía poseer 29 marcas específicas que probaban que el toro era una manifestación divina. Símbolos solares como un buitre sobre el lomo y un escarabajo en la lengua, se sumaban a otros más sencillos como ser los pelos de la cola divididos en dos mechones.

Una vez encontrado el animal específico, su dueño ganaba popularidad entre sus conciudadanos mientras el toro era puesto bajo el cuidado de los sacerdotes menfitas. Hapy vivía en un palacio en Menfis, ciudad sagrada del dios Ptah, contaba con su propio harén de vacas y los cuidados diarios del Rey y los sacerdotes. Allí recibía culto y protagonizaba un oráculo. Los egipcios le colmaban de ofrendas y pedían a cambio beneficiosas cosechas.

Al morir Hapy era momificado y enterrado con pompa en el “Serapeum” de Menfis, una cripta construida especialmente para alojar las momias de los toros Hapy.

Acabados los funerales comenzaba nuevamente la búsqueda de un nuevo intermediario bovino entre Ptah y los hombres.

Por Siathethert, Shemsu de la Ortodoxia Kemetica.

Anuncios