Bast

BAST

 Bast

Se la representa como una gata, su animal sagrado, y a veces rodeada de su camada de gatitos haciendo énfasis en su aspecto maternal.

Es una diosa solar, hija de Ra, y manifiesta la tibieza de los rayos solares de su padre. Los gatos, al igual que los leones, son los protectores del Sol encargados de destruir a los enemigos de Ra y a las entidades malignas. El papel de Bast es mantener a raya a la maligna serpiente Apep que cada noche ataca la barca solar en un intento por detener el flujo de la creación.

 

El dios león Maahes es a veces su pareja y otras su compañero es Basty. Yinepu y Heruhekenu pueden presentarse como hijos suyos. 

Por ser la protectora de Ra, Rey de los Dioses, se convierte en la madre y protectora del Rey en la Tierra, el Nisut-Bity; y al difunto asimilado a Wesir, el Rey del Más Allá.

            En este rol Bast se fusiona a las diosas Mut y Uadjet, la cobra protectora del Bajo Egipto. Al igual que todas ellas Bast encarna al Ojo Ra, el Ahet.

Bast comparte leyendas con varias diosas solares. Asimilada a Hat-Hor, Sekhmet y Tefnut participa en el mito de “La Diosa Lejana”. Mientras estas diosas manifiestan los poderes destructivos del Sol Bast es el aspecto pacífico de las mismas.

Con Hat-Hor comparte la pasión por la danza y la música y el sistro le era consagrado.

Su carácter sexual aparece en época Grecorromana cuando los griegos la equiparan a Artemisa. A partir de entonces la energía de Bast se asimiló a todo tipo de exceso, especialmente de índole sexual, y la diosa gatuna dejó de ser el prototipo de fecundidad amorosa y maternal, aspectos que nada tienen que ver con los anteriormente citados. La “Fiesta de la Embriaguez” (que se llevó a cabo en Bubastis a partir de la Baja Época) celebraba este aspecto sexual de la diosa mediante orgías, bailes y mucha bebida.

Bast es guardiana del Trono de Egipto, del hogar y la vida conyugal, patrona de la música y la danza. Encarna los beneficios del sol: luz y calor.

Durante época Grecorromana los fieles de Bast comenzaron a momificar y enterrar gatos en el “Bubastion”, necrópolis especiales para estos animales sagrados.

Por Siathethert, shemsu de la Ortodoxia Kemetica.

Anuncios