Bes

BES

Bes

Es un netjeri especializado en proveer fecundidad. No debemos dejarnos engañar por su aspecto grotesco, puesto que lo utiliza para atemorizar a los espíritus nocivos y evitar su ataque. Es de carácter simpático y alegre, le gustan los niños con quienes juega y para quienes baila y toca el tambor. Es el encargado de cuidar a los niños divinos, en especial a Heru-sa-Aset. Bes espanta las alimañas que pudieran atacar al pequeño Heru, y lo protege contra la picadura de serpientes y escorpiones.

Es un netjeri protector de la familia, los niños y las parturientas. Este netjeri (no debe confundirse con un dios)  convive íntimamente con el egipcio común. Es normal encontrarlo representado en objetos de uso diario como espejos, sistros, potes de cosméticos y todo tipo de amuletos. En la cabecera de la cama Bes guarda al durmiente contra los sueños oscuros; e igualmente con su imagen se decoraba la columna principal de las casas egipcias. Esto se hacía para contar con la presencia de Bes en el hogar y que sus habitantes gozaran de su protección evitando así los accidentes caseros y favoreciendo el matrimonio.

Por su relación con la fecundidad se le invocaba durante los partos y presidía los nacimientos junto a la diosas Taweret y Meskhenet de quienes es ayudante.

Las músicas y bailarinas se identificaban mediante un tatuaje de Bes sobre el muslo, al igual que las jóvenes cortesanas. Como ellas, el enano Bes disfrutaba de la danza y la alegría, embriagándose y deleitándose con los placeres carnales.

La contrapartida femenina de Bes es la diosa Beset. Los netjeri no tienen templos propios pero el culto de Bes se realizaba en los “Mammisi”, casas del nacimiento anexadas a los grandes templos femeninos. 

Bes lleva el título de “Señor de la Región de Punt” (Somalia) y “Señor de Nubia” (Sudán), países donde también se le rendía culto.

Por Siathethert, Shemsu de la Ortodoxia Kemetica.