geb

GEB

Geb

 

Es el nombre egipcio del dios que los griegos asimilaron a Kronos, llamándolo también Keb. Geb es el espíritu de la tierra de Kemet, el Padre de los dioses de la “Enéada” (grupo de 9 dioses). Su historia se narra en el génesis de la ciudad de Heliópolis, formando parte de la segunda pareja divina que emanó del Demiurgo Atúm-Ra.

 

           Hijo de Shu y Tefnut, Geb y su esposa celeste Nut representan la vida de la naturaleza. Los gemelos Geb y Nut nacieron unidos en un abrazo interminable, lo que obligó a Ra a separarlos para poder completar su creación. El Demiurgo colocó a Shu, la atmósfera, entre ambos hermanos, separándolos y permitiendo el paso del aire y del sol. Los gemelos sentían amor el uno por el otro y la separación que parecía eterna les causaba un profundo dolor. Geb desde la tierra se convulsionaba estirándose en un intento de alcanzar a su hermana que hacía las veces de bóveda celeste. Estos movimientos provocaban terremotos y cambios en la geografía mientras Nut lloraba lágrimas de dolor desde lo alto del cielo.

 

Djehuty apiadado por el sufrimiento de Geb y Nut trama un plan para ayudarlos. En algunos textos Djehuty reta a Ra a un partido de “Senet”, un juego de tablero, mientras que en otra es Iah, el dios lunar, quien apuesta un quinto de su luz en el juego. Djehuty gana la partida obteniendo cinco días en los cuales Geb y Nut vuelven a unirse y procrean cinco hijos: Wesir, Heru-Wer, Set, Aset y Nebt-Het.

De esta manera Djehuty, el creador del calendario de 360 días, lo completa sumándole los cinco días de nacimientos divinos. Estos días fuera del tiempo se llaman “epagómenos” y anteceden al día del año nuevo egipcio o “Wep Ronpet“.

 

Geb fue el primer Rey de Kemet en la Edad de Oro, cuando los dioses vivían entre los hombres. Este paralelismo permite al Monarca considerarse el heredero de Geb, o sea, de toda la tierra de Kemet.

 

A Geb se lo representa con la piel pintada de verde, símbolo de la vegetación, recostado en el suelo apoyándose en un codo en un intento por incorporarse y alcanzar a su hermana Nut. Su animal sagrado es la oca, que en algunas ocasiones suele llevar sobre la cabeza como identificación.

 

Dentro de la tumba Geb representa el suelo de la cámara funeraria y Nut el techo de la misma. Estos dioses también están simbolizados por el sarcófago (Geb) y su tapa (Nut).

 

Por Siathethert, Shemsu de la Ortodoxia Kemetica. 

          

Anuncios