Hethert

HAT-HOR

Hathor

 

Hat-Hor (o Hethert) es la diosa egipcia que los griegos asimilaron a Afrodita. Su nombre significa “Casa de Heru”, o sea, el útero que protege al dios Rey-Heru, y nos da a entender que Hat-Hor es la Madre del Nisut-Bity, el Rey.

Por ser una  Diosa Madre suele fusionarse (sincretismo) con otras diosas como son: Meret-Seger, Aset, Mehet Weret y Sekhmet.

Su marido es Heru Behedety y tiene como hijos a Ihy y Harsomtus. Su santuario más importante fue Dendera; pero también se la adoró en Tebas, especialmente en la zona montañosa del Valle de los Reyes que le era consagrada. En ese lugar Hat-Hor recibía el nombre de Amentet. Ella era quien daba la bienvenida al difunto y lo regeneraba mediante su rol materno.

 

Es común encontrarla bajo la forma de una vaca -su animal sagrado-. La vaca para los egipcios era símbolo de fertilidad y maternidad. Las diosas Madre suelen adoptar forma bovina para nutrir con su leche a los difuntos en el Más Allá. Hat-Hor es, además, una de las diosas-sicómoro (un tipo de higuera) que entregan al difunto bandejas de alimento y le proporcionan sombra y descanso.

 

Hat-Hor es “La Dorada”, manifestación de todo lo femenino y cualidades como ser belleza, amor, sexualidad, alegría, danza y música. Durante varios periodos tuvo un gran sacerdocio femenino de cantantes, músicos y bailarinas en actuaban en los rituales del templo y en las procesiones. En su nombre de “Dorada” le estaban consagrados instrumentos musicales como el Sistro y el Collar “Menit”, así como los espejos y la turquesa.

 

Se la consideraba el Ojo derecho del dios Ra. En el mito de “La Destrucción de Humanidad” los hombres conspiran contra su Creador. Como castigo Ra envía a su Ojo transformado en una furiosa leona de nombre Sekhmet. En su rabia y sed de sangre la diosa devora a la mitad de los humanos. Los dioses decididos a detener la matanza preparan a escondidas cerveza de mandrágora teñida de rojo. La diosa bebe el líquido que confunde con sangre, se emborracha, se duerme y despierta como Hat-Hor. Es por eso que Hat-Hor se considera la diosa de la embriaguez y a Sekhmet se la aplaca con ofrendas de cerveza.

Otro mito, el de “La Diosa Lejana”, prosigue la leyenda relatando cómo Sekhmet engañada se exilia de Egipto. Ra por supuesto se entristece debido a la pérdida de su Ojo y decide hacerla regresar.  Envía a los dioses Djehuty y Shu a buscarla, éstos la encuentran y la traen de vuelta por medio de cantos y danzas. Una vez en Egipto Sekhmet se baña en el Nilo refrescando su rabia, volviéndose a transformar en la bella y dulce .Hat-Hor.

 

Hat-Hor es una de las diosas que encarnan al Ahet, el Ojo de Ra, bajo la forma de una cobra que el Nisut-Bity suele llevar en la frente. El Ahet no sólo se encarga de proteger al Rey, también mantiene la “ma’at” entendida como el Orden Divino.

 

Por Siathethert, Shemsu de la Ortodoxia Kemetica.