Nun

NUN

 

 Nun

 

 

Es el nombre de las “aguas primigenias”, un éter sin volumen ni forma que desde el comienzo está inerte y extendido por todo el cosmos. Sin embargo, dentro de sí contenía al principio creador, el dios Atúm-Ra.

 

La idea de las oscuras aguas del Nun surgió de la propia naturaleza de Egipto. Cada año las aguas de la inundación cubrían toda la tierra para luego dejarla emerger poco a poco mientras las aguas se iban retirando. Este momento se conocía como “Zep Tepi“, el día primero del comienzo de los tiempos, al que le seguían los cinco días epagómenos y el día de Año Nuevo, o Wep Ronpet.

 

De la misma manera, se relata en las cosmogonías cómo el primer montículo de tierra se había elevado de las aguas del Nun. Este montículo o “colina primigenia” se llamó “Ben-ben” en Heliópolis y en Menfis “Tatenen” (asociada luego al creador Ptah-Tenen). En la vida real estaba representado por las muchas ciudades que, por estar construidas en tierras más altas, no eran cubiertas por la inundación, y parecían emerger como islas en medio del Nilo.

 

A la propia inundación se la calificaba como “aguas del Nun”. Se creía que brotaba de una gruta misteriosa en Elefantina y provenía directamente del río subterráneo que cruza la “Duat“, el mundo de los muertos. Los templos egipcios como representantes del génesis tenían anexo un lago artificial sagrado que contenía las aguas del Nun. Si el templo está dedicado a una diosa el lago es de forma circular, de media luna. En el caso de templos construidos para deidades masculinas el lago sagrado tiene forma rectangular. El más grande es quizás el del templo de Karnak.

En el lago sagrado se bañaban los sacerdotes para purificarse antes de llevar a cabo los rituales; y sobre sus aguas también se hacía navegar la barca sagrada durante algunas celebraciones.

 

A Nun no se le rindió culto en templo alguno, no obstante estaba siempre presente en todos los templos diluido en las oscuras aguas de los lagos sagrados.

 

 

Por Siathethert

Anuncios