Set

SET

Set

Set (o Seth) es un dios muy poco comprendido, su inclusión en el mito de Wesir le brindó un aspecto maléfico que no tiene en otros mitos, en especial en el solar.

El culto solar nos muestra a Set como el tercer hijo de Geb y Nut, hermano de Wesir, Heru-Wer, Aset y Nebt-Het. Se le coronó como rey del desierto, la “Tierra Roja” y de los oasis; más adelante se le nombró rey de los países extranjeros y se lo representó vistiendo ropas asiáticas.

Los egipcios reconocían la fuerza de Set en las tormentas de arena, las grandes precipitaciones y los truenos. Debido a su naturaleza impredecible Set estuvo identificado con animales violentos como el hipopótamo, el jabalí y el cocodrilo; tercos y fuertes como el cerdo y el onagro.

Su carácter indomable e impulsividad lo volvieron el personaje ideal para representar al asesino de Wesir, mostrando la oposición del caos -Set- con el orden -Wesir-. Este caos debe entenderse como la destrucción necesaria que permite el renacimiento de lo nuevo, de lo que está escondido esperando el momento de nacer.

 

A fines del Reino Antiguo Egipto sufre la invasión de los hicksos. Estos reyes semitas adoptaron a Set identificándolo con Baal, eso perjudicó notablemente la imagen de Set delante de los egipcios, mostrándolo como un dios violento y de aspectos negativos.

Según el mito wesiríaco la envidia o la codicia llevan a Set a asesinar a su hermano y ocupar el trono de Egipto. Cuando Heru-sa-Aset reclama su derecho al trono ambos dioses se enfrentan en contiendas que duran varios días. Durante las batallas los guerreros toman forma de animales peligrosos y se enfrentan tanto en tierra como en aguas del Nilo. Se mutilan uno al otro; Heru pierde un ojo y Set los testículos, razón de su esterilidad y aridez.

El mito wesiríaco nos muestra que Set es vital para la existencia de Wesir; para la mentalidad egipcia el bien sólo podía existir en oposición al mal, y ambos conceptos eran necesarios para mantener la estabilidad de “ma’at”, el Orden divino.

En el mito solar la fuerza descomunal de Set lo hace la divinidad perfecta para destruir a la Serpiente Apep, salvar al dios Sol y permitir la continuidad de la creación. De pie en la proa de la Barca Solar Set lanza su arpón atravesando el cuerpo de la dañina serpiente que quiere engullir a Ra durante su travesía nocturna por el Más Allá. Bajo su aspecto funerario Set es un guerrero defensor del Rey difunto (identificado con el Sol).

Set y Heru no son siempre enemigos, estos dioses de fuerzas opuestas se pacifican en la figura del Nisut-Bity, lo asisten durante el ritual de coronación y guían en la batalla.

Por Siathethert