Wesir 

CORONA ATEF: Da la sensación que la corona Atef es una forma más elaborada (por adición) y compleja de la Corona Blanca del Alto Egipto. A ambos lados, la corona Atef está adornada con sendas plumas de avestruz. Las plumas se relacionan con aspectos de entidades como Shu, vinculadas con la creación, el aire, el viento, el aliento vital, la justicia y por tanto la resurrección. Como una ayuda para la resurrección y de capacidad creadora se encuenta la pluma de avestruz coronando el emblema de Wesir.

Durante el Reino Nuevo se le añade a la corona Atef un Disco Solar, a veces cobras Ahet y dos cuernos horizontales de carnero sobre los que se sustenta.

Se relacionó un motivo circular que aparece en la parte alta de esta corona durante el Reino Nuevo, con el fruto del árbol Ished y le da un valor solar (por su forma similar a la del sol, siendo por ello relacionados al renacimiento diario del astro, y por extensión, con el difunto). Este fruto suele estar pintado de amarillo. El difunto también puede re cibir esta corona en el Más Allá, junto con otros atributos, y de forma mágica le facilita el renacimiento en Occidente.
 
EL FLAGELO NEHEH Y EL CAYADO HEKA: Se relacionan con la agricultura y la ganadería, las dos riquezas de Kemet que fueron enseñadas a los egipcios por Wesir. El Neheh es un símbolo de autoridad, indica la función de conducir, una guía para los hombres. El Heka indica la protección y ambos símbolos llevan el nombre de “Las Disciplinas”.
 
 
Imy-ut  (nébrida)

Imi-ut
(nébrida)

NÉBRIDA (esta terminología proviene de una piel de ciervo que los griegos utilizaban en los ritos religiosos): también es conocido como “fetiche de Yinepu”, o Imi-ut que es su nombre egipcio original. Es una piel colgada de un soporte vertical apoyado en una base. No se sabe con certeza si es una piel de toro, vaca o felino. Tras finalizar la XVIII Dinastía, en las representaciones parece más la piel de un felino, pudiendo ser la de un leopardo.

 
Es posible que el origen del Imi-ut esté en la antigüedad cuando se enterraba a los muertos envueltos en una piel como símbolo de regeneración y resurrección del difunto en el Más Allá. La conexión con Wesir responde a que el Imi-ut se denomina “El que está en las vendas”, relacionándose con Wesir momificado y regenerado con esta piel.
 
 
 
EL PILAR DJED: Aunque el origen de este jeroglífico es desconocido, el signos podría ser la representación estilizada de un poste al que se ataban gavillas de grano, o tal vez imitaba la columna vertebral, y de aquí el uso del signo con la connotación de “estabilidad”. Se sabe, sin embargo, que el Djed se asoció desde el Reino Antiguo con Ptah, el principal dios menfita de la creación, al que se llamaba “Noble Djed”. Así, en la tumba de Nefertari en Deir-el-Medina, Ptah aparece dentro de una cabina en forma de capilla, tras a cual se encuentra una gran columna Djed. El capitel del soporte delantero de la cabina también muestra la misma forma que el jeroglífico, y el característico bastón del dios combina el Djed con los signos Ankh y Uas. Finalmente, debe destacarse que el signo Djed también aparece la inscripción situada tras la capilla y que dice: “Toda protección, vida, estabilidad, dominio y salud… están tras él”.
A través de un proceso de asimilación y sincretismo, el dios Ptah fue equiparado en ocasiones a las divinidades del mundo subterráneo: Sokar y Wesir, y a principios del Reino Nuevo el signo Djed se usaba de forma generalizada como un símbolo de Wesir y, según parece, se consideraba que representaba la columna vertebral de este dios. Así, en féretros del Reino Nuevo es frecuente encontrar pilares Djed pintados en las bases, donde reposaba la columna del fallecido, que identifican claramente al difunto con Wesir y constituyen una fuente simbólica de “estabilidad”.
 
pilares djed
 
El signo Djed fue elaborado comúnmente como amuleto de estabilidad y poder de regeneración, y en algunos contextos representacionales se le personificaba en cierta medida como emblema de Wesir. De esta manera, se le representó a menudo con ojos y con brazos que asían el flagelo y el bastón u otros atributos del dios del mundo subterráneo.
En muchos relieves y objetos decorados, el Djed fue uno de los signos más frecuentes, ya fuera solo o junto a los signos Ankh y Uas, o con el Tiet, el denominado “Nudo de Aset”. Asimismo el signo Djed estaba asociado de forma particular con la idea de realeza.El ritual real de “Levantar el Pilar Djed” constituía el acto culminante en la ceremonia de un rey fallecido y en la fiesta de jubileo del nuevo rey. Mediante cuerdas y con la ayuda de sacerdotes, el Nisut-Bity levantaba un enorme pilar Djed en un acto simbólico que representaba tanto la resurrección del monarca fallecido como el restablecimiento de la estabilidad para su propio reinado y el mismo cosmos. El levantamiento del pilar Djed también simbolizaba la última victoria de Wesir sobre su enemigo Set.
 
 
Por Siathethert
Anuncios