Wesir

Wesir es una divinidad de buen corazón que se apiada de los seres humanos porque ha sufrido como uno de ellos, que ama a su pareja Aset y es un padre excelente con su hijo Heru. Eso es lo que nos enseña el mito de su vida, muerte y resurrección, o renacimiento, en el Más Allá. ¿Pero acaso no resulta sospechosamente humano?

Eso es lo que quieren los antiguos egipcios que pensemos, que ellos lo veían como un hombre que pasó todo lo que relata el mito. A pesar de que sabemos que Wesir no es una persona histórica, entonces no puede sufrir como una persona. Pero los antiguos egipcios nos dicen que sí.

Lo que ellos intentan explicarnos con el mito es muy simple: Wesir es un ejemplo a seguir; ¿por qué? Porque al finalizar su vida cada egipcio que moría se convertía en un “wesir”, es decir, una energía bondadosa que supo lo que es sufrir, que fue padre, esposo, hijo y hermano. Ahí está la primera enseñanza, Wesir no es un hombre, pero el hombre común será un wesir luego de su muerte.

Por eso los habitantes de Kemet eran hombres justos, amables, bondadosos, caritativos y piadosos; simplemente seguían este símbolo como un ídolo al que imitar, un ejemplo (siempre hablando en términos espirituales, porque Wesir no es de carne y hueso, es un Nombre u energía de Dios)

Ahora veremos qué nos enseña su imagen. “Netjer”, antigua palabra egipcia que podríamos traducir como “Dios” o “Divinidad”, no tiene representación, porque no tiene ni sexo, ni forma ni volumen, al menos así era para los egipcios del pasado. Pero como ellos entendieron que es muy difícil conocer lo que no tiene forma entonces diseñaron una imagen simbólica.

En Wesir hay muchos símbolos que nos muestran cuál es la energía de esta divinidad, sólo hay que entenderlos. Si observamos su imagen veremos que tiene la cara negra o verde, eso ya dice mucho, significa que Wesir es una energía que se manifiesta en la naturaleza, que a su vez está formada por la tierra, las plantas y el agua. La vegetación le da el color verde a Wesir, y el negro es por el limo (una especie de barro muy nutritivo para las plantas que quedaba cubriendo la tierra cuando se retiraban las aguas de la inundación).

Sobre el pecho lleva dos instrumentos, un látigo y un bastón curvo. Simbolizan la ganadería y la agricultura, las dos riquezas de Kemet.

Observándolo bien notamos que tiene un cuerpo extraño, quizá en una primera observación no advertimos que está envuelto en un sudario blanco. El sudario era una tela donde envolvían a los muertos para llevarlos a la tumba. ¿Resulta lógico que Wesir lleve un sudario cuando está de pie? Los muertos no están de pie al menos que alguien los sostenga. El sudario nos da otra pista, Wesir no está muerto pero viste como un muerto, es porque Él ha estado muerto y envuelto en el sudario, pero ahora está vivo y de pie nuevamente, ¡es la resurrección! Lo que nos conecta con el primer símbolo, Wesir es como el grano que muere y vuelve a nacer en la próxima estación. Él es el grano, la espiga de trigo, el pan que se hace con ese trigo.

Hasta ahora hemos dicho que Wesir es una energía de la naturaleza que no muere sino que renace cada estación; es el trigo con el que se hace el pan, alimento principal de los egipcios de todas las clases sociales, en especial los campesinos. Representa la riqueza de Kemet: la ganadería y la agricultura.

Hay otro símbolo que no debemos pasar por alto. Wesir está de pie sobre una plataforma o sentado en un trono sobre un desnivel. Esa plataforma tiene un diseño especial, no es cualquier cosa sino algo de relevada importancia para los egipcios, porque en esa forma se esconde Ma’at. ¿Qué es Ma’at? Nada más ni nada menos que el Orden Divino, la ley de Netjer que hace funcionar correctamente el universo. Netjer existe porque Ma’at existe, y ésta existe porque Netjer la ha creado; uno sin el otro no pueden existir.

Y Wesir está asentado sobre la Verdad y la Justicia, sobre el Orden Divino, porque es un juez, y los jueces tienen la responsabilidad de hacer cumplir la ley.

Aparecen dos aspectos de Wesir: el físico, formado por todos los símbolos de su imagen (que es una creación del hombre porque Wesir realmente no tiene imagen); y su significado espiritual. Uniendo ambas cosas se llega a comprender su simbología. El mito nos brinda otra ayuda, es más profundo y explica la función de Wesir en la vida del hombre y de la naturaleza.

Wesir no es solamente el “dios de los muertos”, hay que observarlo en la vida diaria del egipcio antiguo para llegar a comprenderlo, es complejo pero necesario para la existencia del hombre, al menos así nos lo hacen entender los keméticos del pasado.

 

Por Siathethert, Shemsu de la Ortodoxia Kemetica.

Anuncios