EL CICLO SOLAR

 

Ra-Heruakhety

Ra-Heruakhety

En la tierra del Nilo al sol físico se le llamaba Atón, al nacer se le llamaba Khepera y se manifestaba en el símbolo del escarabajo, a la tarde era el dios Ra y el dios Atum en la puesta del Sol. Es decir, dependiendo del momento del día el dios Sol podía representarse con cabeza de halcón, de escarabajo o simplemente con apariencia humana con la doble corona, pero además se le representaba como lo que es: un Disco Solar. A la luna se la entendía como el Disco Solar Nocturno. 

El dios Sol nacía cada mañana después de haber sido alumbrado por la diosa Nut completamente rejuvenecido, tomando el aspecto de un escarabajo o un niño. Durante el día viajaba en una barca llamada Mandet, y lentamente iba envejeciendo con el correr de la tarde.
Durante el ocaso el disco era tragado por Nut, o moría tras la montaña sagrada de Occidente, lugar por donde descendía al Mundo Subterráneo, donde tomaba aspecto de carnero y viajaba en su barca nocturna de nombre Mesektet.

Durante su recorrido por el Más Allá el Sol debía vencer a la terrorífica serpiente Apep, el Increado,  quien siempre le ataca intentando detenerle para destruirle. Ayudado por su tripulación el Sol vence a las fuerzas del mal, a las tinieblas, al caos y todo Kemet se beneficiaba de ello. A medida que recorría las doce regiones del Mundo Subterráneo, el Sol iba calentado a los difuntos que salían a su encuentro para recibir la luz.
A la mañana siguiente se producía la resurrección del Sol, gracias a lo cual se restauraba toda la creación y su orden; y el ciclo volvía a repetirse.

Por Siathethert, shemsu de la Ortodoxia Kemetica.

Anuncios