El Himno Leiden en honor al Dios Amun

(capítulo 200)

 

“Secreto de transformaciones y destellar de aspectos.

Dios maravilloso, rico en formas.

Todos los dioses hacen alarde de Él,

para magnificarse a sí mismos en Su belleza,

por la magnitud de Su Divinidad.

 

El propio Ra está unido a Su cuerpo.

Él es el Grande en Heliópolis.

Él es llamado Ta-tenen.

Amun, quien salió del Nun,

para guiar a ‘los rostros’ (1).

 

Otra de Sus formas es la Ogdóada,

El Primigenio de los Primigenios,

Engendrador de Ra.

Él se completó a sí mismo como Atum,

siendo un solo cuerpo con Él.

Él es el Señor Universal,

quien dio inicio a todo lo que existe.

 

Su ba, ellos dicen, es el que está en el cielo.

Es Él, quien está en el submundo,

principal del Este.

Su ba está en el cielo, Su cuerpo en el Oeste

Su imagen está en la Heliópolis meridional,

enriqueciendo Sus formas.

 

El Uno es Amun,

quien se guarda a sí mismo escondido de Ellos,

quien se oculta a sí mismo de los Dioses,

nadie conoce Su naturaleza .

Él es más remoto que el cielo,

Él es más profundo que el submundo.

 

Ninguno de los Dioses conoce su verdadera forma.

Su imagen no es revelada en los rollos de papiro.

No hay testimonio seguro sobre Él.

 

Él es demasiado reservado

para que su Majestad sea revelada,

Él es demasiado grande para ser indagado,

demasiado poderoso para ser conocido.

 

Las personas caen inmediatamente cara a cara en la muerte

Cuando Su nombre es pronunciado

con conocimiento o desconocimiento.

No existe Dios capaz de invocarlo por Su nombre.

Él está como un ba, oculto en nombre, como Su secreto.”

 

 

Un Vislumbre del Dios Oculto

Amun junto a Hor-em-heb

Cuando se lee el Himno de Leiden con la intención de familiarizarse con uno de los dioses más grandes de Egipto el coraje se esfuma. ¿Cómo conocer a un dios a quién incluso los dioses no conocen?

El concepto de Dios en Egipto era el de una única deidad; mientras los dioses y las diosas eran entendidos como emanaciones de este dios llamado Netjer. Puede compararse a la luz blanca que, refractada a través de un prisma, se divide en los colores del arco iris. Los colores se perciben de manera diferente cuando son parte de la totalidad que llamamos luz blanca. Llamemos a estos colores la Unidad. Pero, por otra parte, también debemos valorarlos por separado. Todos los dioses son uno. No obstante también son deidades individuales y separadas. Esto parecería ser una contradicción. Estas contradicciones nos siguen a todas partes. Toma a la ciencia como ejemplo. Para volver a la luz: la Luz es una onda y a veces se comporta como si estuviera formada por partículas.

Cuando tratamos el tema de la religión también encontramos estas supuestas contradicciones. Esto es verdad por ejemplo cuando observamos los variados mitos de la creación. ¿En nuestra comprensión puede haber lugar para más de una única verdad?  La idea de que más de una verdad sea la Verdad para muchos invalida la fe.

Leyendo el himno y basándonos en lo que nosotros sabemos sobre este concepto de verdades múltiples, Amun es parte de esta Unidad.  Él parece ser una Unidad dentro de una Unidad. Amun se fusiona con otros dioses y, en cierto modo, podríamos decir que Él se vuelve el Uno al que llamamos Netjer. En ese sentido todos los dioses existirían en Él.

En el himno Él está unido a Tatenen (Ptah) y Atum-Ra. De forma tal que podría verse a Amun como parte de una trinidad y siendo la trinidad. Cuando viene a la Ogdóada, él crea la Ogdóada siendo también parte de ella. Por lo tanto cada vez que vemos al Creador, el Creador está siendo parte de su creación. Y esto lo encontramos por todas partes en la religión kemética.

En mi opinión existe la ocasión de conocer al Creador así como a los dioses. Parece imposible relacionarse con Amun, en especial para los hombres sin importar si se es sacerdote o un hombre común. Sin embargo encontramos en otras fuentes que Amun era accesible para el hombre común y corriente. Todos podían invocarle.

Lo más difícil de hacer para cualquier persona que desea conocer a Amun, o a cualquier otro dios, es entender en qué momento se entra en contacto con la deidad. ¿Qué manifiesta Amun? ¿Cómo puede uno saber que es Amun y no un impostor? Y digo esto porque créeme existen sirvientes de Isfet en el Mundo Invisible que no quieren más que engañar y lograr que una persona correcta se aleje del camino de Ma’at.

Cómo darse cuenta es obviamente una pregunta difícil. La preparación y la actitud antes y durante la oración y el ritual son de extrema importancia. Con pureza y oración creamos una atmósfera de protección en la cual solo Netjer puede trabajar. En mi opinión, la información recibida en ese espacio sagrado no puede provenir de Isfet.

Con todo muchas de las señales se nos revelan durante el día mientras estamos ocupados en nuestros quehaceres cotidianos. Entonces ¿Cómo podemos darnos cuenta? Mi respuesta puede no ser satisfactoria pero en mi caso esto es lo que sé. Existe cierta vibración rodeando estas señales, para mí es acción de Amun. ¿Lo he cuestionado? ¡Claro que sí! Y a veces lo sigo haciendo. Si alguien cuestiona ese soy yo, y a veces me pregunto si Él nunca se cansa de tanto cuestionamiento;) Pienso que siempre es importante examinar y no confiar y continuar a ciegas. No es por nada que fuimos dotados de razón. Debemos utilizarla y cotejarla con Ma’at, al igual que deberíamos hacerlo con todo mientras dure nuestra existencia aquí.

Como podemos ver en otras religiones y en aquellos que están en contacto con la divinidad, es mucho lo que se filtra a través de la personalidad del creyente. El cómo las cosas le fueron enseñadas al individuo es importante. Los eventos por los que la persona pasó pueden haber quizás contribuido con su visión o alterado la misma.

Por lo tanto, cuando se trata de reconocer a los dioses, existen aspectos tanto personales como globales. Las señales globales son aquellas mencionadas por diferentes personas y que a menudo encontramos en textos antiguos. Cuando provienen de Amun, en mi opinión, se aplican las siguientes señales:

¤ Sensación de majestuosidad: La sensación de estar en la presencia divina real (Rey de los Dioses)

¤ La sensación de una presencia literalmente grande (un Gigante)

¤ La aparición de aromas, especialmente de un fuerte dulzor.

¤ Amun está en el viento. El viento en sí mismo que no podemos ver pero sí notamos los efectos que tiene sobre los objetos a nuestro alrededor. Lo mismo se aplica a Él.

¤ Él es serio, a diferencia de otros dioses se abstiene de bromear. Según se lo vea, puede considerársele aburrido; incluso entre otros dioses. Él contesta sólo lo necesario. La información que proviene directamente de Amun es a menudo escasa y compacta, pero llena de datos. Si la información responde a la pregunta hecha, la respuesta puede ser un poco más extensa.

¤ Él es muy exigente con la pureza. Si acostumbras realizar una rápida purificación ¡Ten cuidado con Él! Toma tu tiempo para dedicárselo a Amun. Y si no puedes aplicar ese requisito, mejor déjalo para otro día. Esto también hay que tomarlo en cuenta para las ofrendas.

¤ Amun tiene generalmente gustos caros. No nos debemos preocupar si no podemos

permitirnos el lujo de dar ofrendas específicas. Lo importante es la intención de entregar. Un vaso con agua es igualmente una ofrenda. Pero no te detengas en una tienda para adquirir algo especial y acabes eligiendo algo de menor calidad mientras te repites mentalmente: “Esto servirá”. Guardando para ti quizás algo de dinero. Busca lo más especial y costoso, o compra algo más económico procurando conseguir además una ofrenda adicional para Él. Una vez más, está todo en dar y en la intención de dar. En cierto modo la intención es parte de la pureza. La intención se pesa contra Ma’at. Es entregar sin esperar algo a cambio. No existe ofrenda que sea una pérdida. Y cuando se está bendecido con algo que retorna muchas veces esto compensa cualquier tipo de expectativa.

 

Mi experiencia personal: Mucho de lo que yo hice y he logrado no habría sido posible sin Él. Algunas veces Amun llegó con información que parecía inverosímil y, para ser honesto, en ese momento lo deseché aunque luego se hizo realidad. Los milagros grandes o pequeños lograron, literalmente, que las cosas se hicieran posibles. Nuestra tarea es actuar en ellos. Y así los milagros van a continuar ocurriendo. Tengo un sentido del futuro que no me es sencillo explicar. Ya que hay mucho más que es imposible compartir debido a las diferencias de creencias y de cómo yo veo el mundo. Esto sólo puede ir en aumento. Como todo el mundo supone es un camino en solitario. Pero un camino importante.

Lo qué sirve a Ma’at sirve a todo y en todas partes. Así que nada está perdido. El valor que había sentido desvanecerse al comienzo de esta disertación ha crecido. Netjer está en todo momento a nuestro alrededor. Es esta conexión especial y directa la que hace la diferencia. Sobre todo cuando experimentamos que el Oculto no está tan escondido como pensábamos en un primer momento.

             ¡Dua Amun! ¡Nekhtet!

 

Por SenAmun, Shemsu del Kemetismo Ortodoxo

 

 Notas:

1. “Los rostros” está haciendo referencia a todos los seres humanos (todos aquellos que poseen un rostro), puede traducirse como “las personas” (Fuente: http://www.maat.sofiatopia.org/amun.htm#2.1a)