“Ofrendas son hechas a Ti,

Becerros son sacrificados a Ti,

Grandes festivales son celebrados para Ti,

Puras llamas son ofrecidas a Ti.”

 

Oración antigua a Hapy, dios del Nilo*

 Hapi Sema Tawi

  

EL NETJER HAPY

Hapy es la personificación del río Nilo. En la iconografía, frecuentemente tiene ante él una bandeja de ofrendas, los dones del Nilo, y lleva una corona de plantas de loto o papiro. Su hogar era una cueva en la isla de Bigehin en el Nilo. Era adorado en Adu (Elefantina para los griegos), y era asociado con el dios de cabeza de carnero Khnum que permitía que Hapy se inundara anualmente. El Nombre de Netjer, Khnum, era una de las deidades creadoras que formaban a los humanos y otras criaturas del lodo, y era adorado en la isla de Elefantina con su consorte Satet y su hija Anuket.

Aclaración (gracias Nisut “AUS”): nuestro Hapy no es uno de los cuatro Hijos de Heru que protegen los órganos de los restos momificados. “Ese” Hapi protege los pulmones de los cuerpos momificados y es representado con cabeza de mandril. Nuestro Hapy es otra entidad completamente diferente. Su color es verde, de prosperidad y fertilidad. Sus bendiciones son la abundancia, prosperidad, gozo, risa, fluidez. Sus plantas son el loto y el papiro, y su ofrenda favorita es el agua fresca.

Hapy personifica la abundancia material, pero también personifica en su apariencia su manifestación física como el rió Nilo, androginia, maternidad, la tierra y sus dones.

El dios Hapy es la personificación de la inundación anual del río Nilo. Su hogar está en las cavernas de las cataratas del Nilo, un área protegida por el dios Khnum. Es imaginado en forma humana, con plantas acuáticas sobre su cabeza y llevando ofrendas. Su prosperidad abundante es representada por una pipa y pechos pendientes. Era un dios en cuyo honor no se construyeron templos o santuarios, pero exigía gran respeto por al fertilidad próspera que traía a la tierra.

HAPY EN RELACIÓN CON OTROS NOMBRES

Khnum era uno de los aspectos del “Gran El-Ella”, o Temu, el Creador en una de sus formas más absolutas. Según la creencia popular kemética, parece ser que Khnum (cuyo nombre significa Protector o Enriquecedor) el Nombre de Netjer más venerado en el Alto Kemet (al sur de Egipto), le dio a Hapy permiso para inundar las orillas del Nilo anualmente, trayendo fertilidad a la tierra. Por lo tanto podemos asumir que Hapy “trabaja” bajo Khnum, o que su rol en el Universo es “supervisado” de algún modo por Khnum, el Hacedor de Todas las Criaturas, el Divino Artista, y que su trabajo juntos es de una naturaleza creativa que tiene que ver con la fertilidad y la creación o la materialización de nueva vida o de una nueva realidad. Su trabajo de creación es más práctico, orgánico, denso o terrenal que quizá el de Ptah o Amún, ya que Khnum trabaja con el lodo y le da forma para crear a las criaturas. Khnum es un aspecto algo concreto o práctico del Creador absoluto. Considerando esto y considerando el hecho de que Hapy es un Nombre de Netjer andrógeno (y muy fecundo por tanto), no dudaría en invocar estos Nombres en heka, o trabajo mágico, especialmente si es dirigido al crecimiento, nueva vida o nuevos proyectos.

Hay otras deidades que están asociadas a Neb Khnum (neb significa “el Señor”). Son su consorte Satet -o Satis-, y su hija Anuket, cuyo nombre significa “La Señora que Abraza”, y que en tiempos antiguos fue llamada hija de Ra. Ambas protegían el Sur de Kemet y al río Nilo, y eran populares entre los nubios. El arma de Satet es el arco y la flecha. Su nombre se traduce “La que tira (flechas)”, y ha de ser invocada en rituales para purificarse con agua del sagrado río. Juntos, Khnum, su consorte Satet y su hija Anuket eran adorados como la Trinidad que protegía al Alto Kemet.

No he encontrado ningún recurso que explique si Hapy tenía padre y/o madre. Parece que estas deidades estaban todas asociadas con el lugar donde el río Nilo nació, pero no parece haber una relación genealógica formal entre ellos y Hapy.

NETJER VIVIENTE

 Echando a un lado todas las correspondencias y atributos de Hapy, veamos a Hapy como verdaderamente es: un Nombre personal de Netjer, o sea, una persona con la que podemos desarrollar una relación, y un ser viviente al que podemos adorar y orar. En la Ortodoxia Kemética, Dios (Netjer) no es conocible, sólo a través de sus Nombres le podemos conocer personalmente. Hapy no es menos que una entidad viviente, el tipo de entidad que los seres humanos han adorado desde tiempos antiguos como dioses. Su misterio es difícil de imaginar, pero ene general podemos asumir que estas deidades, las cuales en nuestra tradición son llamadas Nombres de Netjer, modelaron el comportamiento humano, nos protegieron y proveyeron eternos patrones de comportamiento que imitaríamos y aprenderíamos de ellos desde el principio de los tiempos. Así aprendimos cual era nuestro rol en el Universo y esta guía era provista por los nombres. Nos enseñaron a cuidar a los niños, a cocinar, a cazar, la agricultura, a encontrar pareja y multiplicarnos, hacer la guerra, adivinar, la espiritualidad… de hecho los dioses incluso nos dieron la responsabilidad de crear nuestras vidas como un alfarero crea cerámica. Los Nombres son, de muchas maneras, responsables por nosotros, y también hace sentido que nosotros tenemos el deber de agradecerles y también somos responsables ente ellos como sus hijos.

Una vez leí que “Lo que eres es un don del Creador. Lo que haces de ti es tu don al Creador” (anónimo). Cada persona tiene sus dones únicos como criatura de Netjer que traer al mundo, y nuestro Padre o deidad patrona nos puede enseñar dónde están esos dones, cuáles son y a dónde pertenecen. Hapy es una de tales entidades, un Nombre, una manifestación o un aspecto de Dios, y juega un papel, tiene un deber de preservar ma’at como un Nombre de Dios, dentro de la cosmovisión kemética.

El nombre de Hapy significa “El que Corre”, la Corriente. Es el río, el que fluye, un Nombre de Dios dinámico cuyo destino es caminar. Hapy trae vida a sus hermosos alrededores, las orillas del Nilo, y nutre la vida, mientras que Wesir nutre a los muertos. Es el Netjer de la vida y su paraíso es en este mundo, en la naturaleza, que es sagrada para Él. Todos los organismos vivientes que dependen del Nilo para sobrevivir le son sagrados. A Hapy no le interesa la muerte, o el subconsciente, sino la vida. Hapi es un Nombre gozoso, de celebración y vitalidad.

*David Lawson, The Eye of Horus. An Oracle of Ancient Egypt.

 Por Padineba’a  

Anuncios