CELEBRANDO LOS MISTERIOS DE SOKAR-WESIR

 

la Fiesta de Sokar-Wesir (que los griegos denominaron “Misterios de Osiris”), son los rituales y celebraciones que rodean la muerte, entierro y establecimiento de Wesir en el trono del Amenti, la tierra del Oeste donde moran los difuntos. Esta fiesta se celebraba hacia el final de la estación de Akhet –Inundación- en el cuarto mes o Ka-her-ka, para restaurar la fertilidadde la tierra y la de las personas que están comenzando a sembrar.

La Fiesta de Sokar-Wesir era la más solemne de todas las antigüas fiestas egipcias, y seguramente una de las más pintorescas ya que los “misterios” de Sokar-Wesir le permitían a cada egipcio comprender tanto el ciclo de la vida, como su propia inmortalidad.
Hoy en día los keméticos ortodoxos continuamos con la tradición de celebrar los Misterios de Sokar-Wesir preparándole un altar especial, acompañando sus rituales funerarios y honrando su llegada a la tierra del Amenti.

 

GENERALIDADES SOBRE WESIR.

Wesir es el primogénito de Geb y de Nut, hermano y esposo de Aset. También hermano de Nebt-Het, Heru-wer y Set.

Se le representa como un hombre envuelto en un sudario del que sólo salen las manos que sujetan los cetros de poder. Sobre la cabeza lleva una corona troncocónica franqueada por dos plumas a cuya base se añaden, en el Reino Nuevo, dos úreos, disco solar y dos cuernos de carnero horizontales y retorcidos (llamada corona Atef). Tiene la piel pintada de verde o negro como símbolo de renacimiento. Su primera iconografía queda establecida en la dinastía V pese a que en este momento no tiene la apariencia momiforme que adquiere tras el Reino Antiguo.

Se relacionó con un árbol cuya identificación es difícil. Algunos autores creen que es un sauce, mientras que otros lo vinculan con el tamarisco.
Excepcionalmente se manifiesta en un pez. Así lo encontramos tendido en una cama en el momento de ser momificado por Yinepu. El pez se usó, en este caso, como alegoría de la inmortalidad y de la metamorfosis, encarnado en los peces Abdju e Inet. Su emblema sagrado es llamado el “Pilar Djed“.

En los comienzos era una deidad manifestada en la vegetación, jefe del mundo ctónico y soberano del Más Allá. Desde el Reino Antiguo se funde con Ra en los textos funerarios, aunque conserva su propia individualidad. Todo esto forma un complejo juego mitológico ya que Wesir y Ra son dos deidades completamente distintas en muchos aspectos. En la ciudad de Heracleópolis Magna, Wesir representa al Sol difunto y se le denomina “Wesir Nar-ef“.

Wesir, junto a su esposa Aset y su hermano Set, protagonizó una leyenda esencialmente humana, llena de traiciones y venganzas recogida en los Textos de las Pirámides. Mucho más tarde, esta tradición se complementa con otra mucho más conmovedora que será recopilada por Plutarco de Caeronea en su tratado “De Iside et Osiride” (alrededor del 120 a.C) que constituye una fuente que ha de ser interpretada con precaución. A pesar de sus fallos y de introducir muchas ideas no egipcias, este pequeño estudio da una información valiosa, en tanto que otros textos grecorromanos contienen sólo fragmentos de verdad (1).

Wesir es una deidad de la vegetación que muere en la estación más seca y renace tras la retirada de las aguas de la crecida. Su mito refleja un fenómeno natural: el nacimiento, desarrollo y muerte de las plantas.
Pero revisemos un poco más esta cuestión. Al llegar cierto período del año la tierra de Kemet quedaba cubierta por la inundación del río, entendiéndose que sobrevenía el “caos”, que devolvía a la situación acaecida en el comienzo de los tiempos o Zep-Tepi. Mitológicamente los fieles del dios interpretaban que Set, dios caótico del desierto, había desestabilizado el orden y vencido al valle fértil, cuyo representante es Wesir. La zona fecunda quedaba inmersa bajo las aguas para renacer más tarde cuando la inundación se retiraba. Todas estas claves son básicas para entender lo que acontecía después. El nacimiento de las cosechas se vinculaba al momento en el que Aset había resucitado a su esposo haciendo retornar el “orden” establecido.

De este modo tenemos un desarrollo cíclico que podemos representar de la siguiente manera:

Llegada de la inundación –> Advenimiento del caos, muerte de Wesir.

Retirada de las aguas –> Nacimiento del mundo, Ma’at.

Nacimiento de las plantas –> Resurrección de Wesir.

Wesir es el Soberano del Amenti y como tal es quien preside la escena del juicio del fallecido (conocido también como psicostasis negativa), punto culminante y vital en el deambular del difunto por la Duat. Es Wesir quien determina si el difunto es merecedor de alcanzar o no la vida inmortal destinada a los puros de corazón. En el juicio se pesa simbólicamente el corazón “ib” (sede de la voluntad y la memoria) en una balanza, cuyo contrapeso era la diosa de la justicia y de la verdad, Ma’at.

Wesir es, junto a su esposa Aset, la personificación del principio histórico y del orden político de Kemet; es por excelencia el legitimador de los Dos Países y representa todos los aspectos beneficiosos del amor familiar.

Él no es tan sólo un dios de la vegetación, es también la imagen del valle fértil del Nilo y de las buenas crecidas, la fuerza del renacimiento que sigue al desorden. Lleva el epíteto de Un-Nefer, que significa “El que se mantiene Perfecto” que lo caracteriza como la principal y más benéfica de todas las deidades, y que llega a ser su nombre en Época Tardía. También se le conoce como “Neb-er-Zer“, o “Señor de todas las cosas” ya que no hay casi ninguna parte de la naturaleza cambiante en la que no pueda encontrarse a Wesir.

 

LA CELEBRACIÓN DÍA A DÍA

– Día 24 del cuarto mes de la estación de Akhet -inundación-: comienzan los Misterios con una celebración llamada “Defender a Wesir de Set”. El pueblo acudía en romería a Abdju (la ciudad santa de Abidos) para presenciar una representación de la lucha entre Set y Wesir. Esta era llevada a cabo por los sacerdotes en los patios del templo, y el pueblo la representaba luchando en las calles y golpeándose con palos.

– Día 25 del cuarto mes de Akhet: se celebraba la “Noche de la Muerte”. Wesir fue asesinado por Set y su cuerpo abandonado a orillas del río. Sus hermanas Aset y Nebt-Het, representadas por dos sacerdotisas jóvenes, buscan a Wesir por toda la ciudad. Se les unían las mujeres que habían viajado hasta Abdju en peregrinación, y así llegaban hasta la ribera del río donde encontraban una estatua tamaño natural del dios asesinado. Allí las diosas recitaban un poema de luto conocido como: “El lamento de Aset y Nebt-Het”.

– Día 26 del cuarto mes de Akhet: prosiguen los Misterios con la “Lamentación”. En este día se hacían rituales para proteger el doble país de Kemet y a todas las personas benditas por Wesir. Este ritual se llamaba “Destruyendo al Asno y la Serpiente”, manifestaciones del los peligros de Apep el Increado, y lo realizaba el Rey y los sacerdotes a puerta cerrada.

– Día 27 del cuarto mes de Akhet: se celebraba la “Vigilia Nocturna” marcada por las presentaciones, oraciones y lecturas delante de la imagen de Wesir hechas por el Rey, los sacerdotes y sacerdotisas que representaban a los diferentes personajes del mito.

– Día 28 del cuarto mes de Akhet: se conmemoraba el triunfo de Wesir sobre las fuerzas de la destrucción y su llegada al Amenti como Sokar-Wesir con el gran banquete conocido como la “Celebración de comida en el Altar”. También se realizaban libaciones de agua fresca en honor a Sokar-Wesir en los altares domésticos.

– Día 29 del cuarto mes de Akhet: se “Eleva el Djed”, símbolo de la integridad y estabilidad wesiríaca. Como en este día Sokar-Wesir se convierte en el primer occidental, se honra a todos los Akhu (difuntos benditos) porque, gracias a Él, pueden continuar existiendo después de la muerte.

 

OFRENDAS PARA LA FESTIVIDAD

A Sokar-Wesir se le puede ofrecer carne bovina, cerveza, panes, lodo negro (a veces lodo o tierra negra sembrada con brotes, para representar la continuidad de vida en la muerte); instrumentos de cultivo como la azada, trigo y plantas.

Está prohibido ofrecerle carne de cerdo, pescado o arena por considerarse ofrendas impuras.

 

LAS LAMENTACIONES DE ASET Y NEBT-HET (2)

“Cantemos a la muerte de Wesir, lloremos su cabeza caída,
La luz ha abandonado al mundo, el mundo es ahora gris.
A través de los cielos estrellados vuela una trama de oscuridad,
Y Aset llora la partida de Wesir.
¡Derramen sus lagrimas, estrellas, fuegos y ríos!
¡Lloren niños del Nilo porque su Señor ha muerto!

Pisamos suavemente con nuestros pasos tambaleantes
El Santuario de las Siete Naves.
Llamamos despacio al muerto que aun vive:
‘¡Regresa Wesir de Tu reino helado!
¡Regresa a quienes te adoramos!’

Con la corte divina recorremos el Santuario de las Siete Naves,
Mientras los ecos, desde las paredes del templo,
Repiten el largo lamento,
Y se percibe el sonido del dolor a lo largo de las habitaciones,
Donde las hermanas Aset y Nebt-Het,
Una en brazos de otra, lloran su sueño eterno.

Pisamos suavemente con nuestros pasos tambaleantes
El Santuario de las Siete Naves.
Llamamos despacio al muerto que aun vive:
‘¡Regresa Wesir de Tu reino helado!
¡Regresa a quienes te adoramos!’

Morador del Oeste, amante y Señor,
¡Tu amor, tu hermana Aset te suplica que regreses!
Ven de tu oscuro aposento, Tú, Señor del Sol,
Tu morada sombría está en lo profundo bajo la espuma.

Con las alas cansadas, a través de todo el firmamento,
Por los horrorosos caminos del infierno, te busco cerca y lejos;
De estrella en estrella,
En la morada del Amenti entre los muertos.
Te busco en las alturas y en las profundidades,
En las tierras y los cielos…
¡Levántate de entre los muertos y vive!
¡Señor Wesir, levántate!”

 

HIMNO A WESIR
(de la XVIII Dinastía, traduccion de Parkinson)

“¡Homenaje a ti, oh Wesir,
‘El que está al frente de los Occidentales’ (Khentamentiu)
En este bondadoso día en que te apareces!
Puedas estar complacido conmigo en este día;
Puedas alejar mis obstáculos;
Puedas oír cuando te llamo;
Puedas acudir cuando te hablo, en este hermoso día.”

 

LIBACIÓN PARA DEDICARLE A WESIR
EN EL ÚLTIMO DÍA DE LA FESTIVIDAD
(adaptado de los Textos de las Pirámides 101)

“Esta libación es para ti, Wesir.
Esta libación es para ti,
Avanzando ante tu hijo, avanzando ante Heru.
He venido y te he traído el Ojo de Heru,
Para que tu corazón se refresque con Él.
Lo he puesto ante ti, bajo tus sandalias,
Te he presentado el líquido que llega para ti”.

<verter agua en un recipiente en honor a Wesir>

NOTAS

1. La historia original de la muerte de Wesir, en la que Él se ahoga en lugar de ser despedazado, aparece en el Reino Antiguo. Esta versión se popularizó a lo largo de la historia egipcia.
La versión en que Set corta a Wesir en pedazos aparece por vez primera en los textos de Plutarco (alrededor 120 a.C.), quien no nombra la fuente original. Por lo que se considera que esta versión se origina después de la ocupación griega, a fines del Período Tardío (cuando la cultura egipcia ya no es la original).
Muchos templos ptolemaicos utilizaron este mito como legitimación, como excusa, para que se edificaran donde supuestamente se había recuperado una de las partes del cuerpo de Wesir.

2. El texto original fue traducido al alemán a fines del siglo XIX, y poco después apareció la versión inglesa de dicho texto en una obra del folclorista y hombre de letras Andrew Lang (1844-1912), quien realiza una traducción más libre. Se puede considerar que la versión original debió ser escrita durante la época de la construcción del templo de Seti I en Abidos, o inmediatamente después, ya que hace referencia al “Santuario de las Siete Naves” que se encuentra en dicho templo.

 

Por Siathethert

Anuncios