“Sigue los pasos de tus ancestros, 

porque la mente es entrenada a través del conocimiento.

Mira, sus palabras perduran…

sigue su sabio consejo.”

Extracto del “Libro de Kheti”

(“Selections from the Husia: Sacred Wisdom of Ancient Egypt”;

seleccionado y vuelto a traducir por Maulana Karenga).

La veneración de los ancestros es comúnmente llamada “adoración de los ancestros”, un nombre incorrecto que me angustia cada vez que me lo encuentro. Muchos de los que usan este término inapropiado son escépticos que descartan cualquier concepto de vida después de la muerte o tradición de honrar a  los muertos como supersticiones tontas.

Otros lo consideran una práctica pagana que ofende su concepto de Dios, y un obstáculo para convertir a otros a su religión. Pero la mayoría simplemente no tiene conocimiento real acerca de las tradiciones de veneración de los antepasados, especialmente en el caso de aquellos que vivimos en una sociedad occidental.

Venerar a nuestros antepasados no es un acto de adoración; después de todo, no son dioses. En realidad, es una forma de continuar mostrando el amor y el respeto que tuvimos no sólo por aquellos parientes y gente querida que conocimos cuando estaban vivos, sino también por nuestros ancestros que no conocimos. Al honrarlos a través de la veneración les decimos: “Gracias por mi existencia, por quien soy y por aquello en lo que me convertiré.”

Nuestros ancestros pueden ser una fuerza vital en nuestras vidas. Permanecen en la Duat -entre los pilares gemelos de la Vida y la Muerte- comunicando el conocimiento que sólo ellos pueden dar. Nuestros ancestros pueden ir a donde los dioses no pueden. Pueden ayudarnos con cosas tan simples como encontrar unas llaves, o unirse para expulsar a un espíritu malicioso. todo lo que tenemos que hacer es pedírselo. La veneración es otra vía mediante la cual podemos pedirles ayuda y dar gracias por ella.

La veneración de los ancestros es parte de mi práctica del Kemetismo Ortodoxo. Mantengo un altar para mis Akhu (ancestros) en mi casa, al igual que muchos seguidores de la religión. Venera a mis Akhu una vez por semana, y también en sus cumpleaños y fechas especiales. No obstante, la veneración de los ancestros no es exclusiva de mi religión; está ampliamente representada en muchas culturas y tradiciones alrededor del mundo, tanto presentes como pasadas. Por el momento, mi propósito es educar e informar a través de la siguiente información a todos aquellos que deseen conocer acerca de la veneración de los ancestros (y quizás practicarla ellos mismos) desde la perspectiva de mi propia religión, incluyendo otras visiones tradicionales y culturales al respecto en mi próximo libro.

Creo que nuestros ancestros aun nos aman y cuidan, y quieren estar involucrados en nuestra vida diaria. A través del acto de veneración, volvemos a darle vida a aquellos que nos la dieron, y aquellos a los que amamos viven para siempre a través de nuestros recuerdos. A cambio, su sabiduría y consejos pueden enriquecer muchísimo nuestro crecimiento espiritual antes de que nos reunamos con ellos en el Hermoso Oeste.

¿A quiénes puedo tener en mi altar de los ancestros?

El reino de los muertos Benditos abarca a todos aquellos por los que sientes afecto. No tienen por qué ser sólo parientes sanguíneos: parejas, compañeros, buenos amigos y parientes políticos, todos tienen su lugar en tu altar, si eliges incluirlos. Sin embargo, incluir celebridades (a menos que las hayas conocido personalmente)y figuras históricas es dudoso. Invocar a los espíritus de gente que realmente no conoces demasiado bien es equivalente a invitar a un extraño de la calle a mudarse contigo. Conozco algunas excepciones en donde los Akhu de antiguos egipcios en museos pidieron a algunas personas ser honrados en sus altares. Pero fuera de estas circunstancias inusuales, mantengo lo dicho previamente.

Nuestras queridas mascotas son una fuente de intenso afecto y bienestar, por lo tanto podrías querer honrarlas también cuando mueren. No obstante, recomiendo tener un espacio separado para honrar a las mascotas fuera del altar de los ancestros, porque su esencia se encuentra en el reino de los netjeri, o espíritus de la naturaleza, y éstos no se juntan bien con las almas humanas a nivel psíquico.

Por ejemplo, mi altar de Akhu y está sobre un estante en mi estudio, pero tengo un lugar especial para mis dos perros en un estante en mi cocina. En este espacio tengo sus cenizas, fotos de ellos y una estatua de Yinepu (Anubis). Ocasionalmente les dejo pequeños platos de agua y otras cosas que les gustaban en vida.

¿Tengo que honrar ancestros abusivos?

Absolutamente no. La veneración es un acto de respeto, y el respeto debe ser ganado. Si tienes ancestros que fueron abusivos física, sexual o emocionalmente, no pertenecen automáticamente a tu altar sólo porque eran tus parientes. Nunca debes sentirte obligado por culpa o parentesco a venerar a alguien que te trató mal (o a otros) cuando estaba vivo.

 Sin embargo, conozco situaciones en las que ancestros abusivos se dieron cuenta de sus errores luego de su muerte, y comunicaron su arrepentimiento a sus parientes vivos a través de sueños y otras revelaciones. Aun en este caso, depende de ti incluirlos o no en tu altar. Algunas personas pueden querer intentar personar a sus ancestros abusivos como parte de un proceso de iluminación espiritual. Otros no, y no necesariamente está mal lo que hacen. Puedes hacer lo que sientas que es correcto para tu situación particular. Y probablemente cambies de opinión más adelante.

¿Con qué frecuencia debo venerar a mis ancestros?

Como mencioné anteriormente, una vez por semana es suficiente -si bien puedes atenderlos más seguido si quieres-. Los cumpleaños y las fechas especiales de tu religión son momentos apropiados para la veneración. Si sientes que no puedes mantener una rutina regular para esto, es mejor no armar un altar. Por supuesto, hay excepciones por viajes o enfermedad.

Armando el altar de los ancestros

Un altar de ancestros puede ser un altar separado y permanente en tu hogar, o la parte superior de una biblioteca, mueble o chimenea. Un mantel blanco o azul oscuro (representando a Nut sería apropiado, o quizás algo que haya pertenecido a uno de tus ancestros, como un mantelito, una pequeña alfombra, una carpeta o también un pañuelo grande. A los ancestros los hace muy felices que su altar esté en una habitación que se usa a diario, ya que les gusta seguir siendo parte de la familia. Una mesita en el living es mejor para ellos que un estante en una habitación que no se usa. De hecho, no se recomienda tener el altar en el dormitorio porque podría causar sueños raros y otras cosas inusuales.

Siempre es bueno tener fotos de tus ancestros en ele altar, porque crea un vínculo visual con ellos. Sin embargo, asegúrate de que no haya personas o animales vivos en la foto junto con ellos. Estás creando un lugar para honrar a los muertos Benditos. Incluir a los vivos en este espacio no es una buena idea, e inclusive se considera mal heka (práctica magia/espiritual) para aquellos en las fotos que aún viven. Si no tienes una foto de un ancestro conocido, puedes escribir su nombre en una tarjeta o papel y ponerlo en tu altar, Inclusive puedes tener tu propio “Libro de los Muertos” -un diario o cuaderno conteniendo los nombres de aquellos que deseas honrar en tu altar. De hecho, yo tengo uno en mi altar, y lo uso para leer en voz alta los nombres de mis Akhu durante la veneración. Otras cosas que puedes tener en tu altar son algunas posesiones favoritas de tus ancestros: libros, lapiceras, abrecartas y demás.

También puedes incluir representaciones de divinidades de tu tradición religiosa asociadas con la muerte y el Más Allá. en mi tradición, generalmente se colocan imágenes de Wesir (Osiris), Yinepu, Hethert (Hathor como Señora del Oeste en su Nombre de Amentet) y Nebt-Het (Neftis) en los Altares de Akhu. Otras imágenes apropiadas podrían ser Hécate, Kali, Demeter, Perséfone, Kore, la Virgen María, etc.

Elementos del altar para la veneración

Una vez que establezcas el altar de tus ancestros, deberías usarlo durante la veneración. ¡No es bueno tener ancestros abandonados en la casa!

Los siguientes elementos son recomendables para tenerlos tanto en el altar como cerca:

– Un recipiente o copa pequeña para las libaciones

– Una jarra pequeña

– Platito para ofrendas

– Florero

– Vela

– Sahumerio y porta sahumerio / incienso e incensario

Hay muchos locales donde se pueden conseguir estos elementos. Las copas para sake, jarritas y platos para dulces son muy útiles para presentar ofrendas en el altar.

Ofrendas y plegarias: el acto de veneración

Las flores son algo bonito para tener en el altar siempre, o como parte de una ofrenda. También puedes ofrecer comidas y bebidas que tus seres queridos hayan disfrutado cuando estaban vivos (ver nota). El agua fresca y la miel eran ofrendas tradicionales dadas a los muertos en el Antiguo Egipto, y aún hoy se las emplea en los atares de Akhu del Kemetismo Ortodoxo. Al ofrendar comida envasada y/o caramelos, es importante desenvolverlos primero por cortesía; la esencia de la ofrenda es aprovechada mejor de esta manera. Las ofrendas de comida deben ser pequeñas para minimizar el desperdicio; una cucharada (más o menos) es suficiente.

Los restos de ofrendas pueden dejarse debajo de un árbol o arbusto, enterrarlos o envolverlos por separado y tirarlos a la basura. Las libaciones se pueden dejar afuera para que se evaporen o volcarlas en la tierra. No es recomendable comer ni beber las ofrendas que damos a nuestros ancestros, cosa que se hace con las ofrendas dadas a las divinidades. A diferencia de los dioses, los Akhu no “revierten” las ofrendas tomando la esencia original de estas y luego bendiciéndola para que nosotros las comamos o bebamos. Lo que los muertos reciben, se lo quedan.

Si algún alimento o bebida se pudre muy rápidamente, considéralo una señal de que a alguien no le gustó, ¡y no la ofrezcas de nuevo!

(Como aclaración: si alguno de tus ancestros le gustaban mucho las bebidas alcohólicas y hay miembros de tu familia en recuperación, no ofrezcas alcohol. No es obligatorio ofrendar sustancias que puedan ser potencialmente dañinas o molestas -como en el caso de alergias a flores o sahumerios- para venerar a nuestros ancestros).

Al momento de la veneración, se encienden las velas y sahumerios (opcional), se hace una libación a los ancestros y se les ofrenda un poco de sus alimentos preferidos. También puedes recitar una plegaria de ofrenda antigua llamada “Hotep di Nisut” u “Ofrenda del Rey”, ya que era tradicional que el Faraón hiciese ofrendas a favor de las personas en ocasiones importantes. Hay muchas traducciones y variantes de esta plegaria, que ha sido encontrada en las paredes de las tumbas del Antiguo Egipto. Más tarde fue llamada “Peret em Heru”, u “Ofrenda de Boca”. De hecho, recitar esta plegaria es hacer que las ofrendas se hagan realidad en el Oeste, ¡y es una ofrenda muy generosa!

 Una Plegaria Hotep di Nisut

 Una ofrenda que el Rey da a Yinepu-Sobre-su-Montaña y a Wesir, Señor de Abydos: un millar de panes, un millar de cervezas, un millar de aceite y alabastro y lino, un millar de carnes y aves y todas las cosas buenas y puras que el cielo da, la tierra produce y la inundación trae, para el ka de (nombre), ma’akheru.*

 *(ma’ajerú) “Verdadero de Voz”: un término utilizado para nombrar a un alma que ha pasado el Juicio.

 Luego de que las ofrendas estén en su lugar, puedes comenzar la veneración con una plegaria forma de tu tradición, o simplemente hablar con tus ancestros informalmente. En algún momento es bueno presentar y nombrar las ofrendas, y tocar las fotos o nombres escritos de tus antepasados diciendo sus nombres en voz alta. Al hablar de “plegarias”, quiero reforzar lo dicho anteriormente acerca de que nuestros antepasados no son dioses y que no les estamos “rezando” como tales. En este caso, las plegarias son simplemente maneras de comunicarnos con nuestros seres queridos como cuando hablábamos con ellos en persona o por teléfono cuando vivían. De hecho, ¡podrías considerar la veneración a los antepasados similar a hacer una llamada de larga distancia!

De ser posible, visita a tus antepasados en el cementerio de vez en cuando, en especial en sus cumpleaños y fechas especiales. Cuando yo vivía cerca de las criptas de mis abuelos paternos (luego me mudé fuera del estado), llevaba flores y comida de picnic, y luego de poner flores en sus criptas les ofrecía un poco de comida y “charlaba” con mis abuelos. Les contaba las últimas noticias de la familia y meditaba en silencio para poder escuchar los mensajes que tenían para mí. Luego recitaba la plegaria “Hotep di Nisut” para cada uno de ellos. Después recitaba la plegaria una vez más para todos aquellos que estaban enterrados en el mausoleo con mis abuelos, y ofrendaba agua en algunas de las criptas y tumbas de los alrededores.

Hacer trabajos voluntarios de limpieza en el cementerio local es un buen servicio hacia los antepasados, aunque ningún pariente o ser querido esté enterrado allí. Antes de hacerlo es prudente ir primero a la oficina principal del cementerio -si hay una- e informarles acerca de tus actividades. Debido a los robos, destrozos y otras faltas de respeto que ocurren en los cementerios ¡no querrás que te tomen por un vándalo!

Autora: Imakhu Senyt-Menu (Rev. Ginette Novello)

Traducido al español por Uditbast

Anuncios