Templo de Seti I.

Este templo fue construido por orden del rey Seti I en la ciudad santa de Abidos. Guarda en su interior los más hermosos bajorrelieves, lo que lo ha convertido en uno de los más notables templos de Egipto.
El templo tiene siete capillas, tres para la sagrada tríada de Abidos: Aset, Wesir y Heru-sa-Aset; una para cada uno de los dioses Amun-Ra de Tebas, Ra-Heru-Akhety de Heliópolis y Ptah de Menfis; y la séptima para el mismo Seti deificado como portador del Ka Real.

El “Osirión”, cenotafio de Wesir.

El Osirión de Abidos se encuentra detrás del templo de Seti I. Este monumento se consideraba el cenotafio o tumba del dios Wesir.
La cámara central del Osirión está cargada de simbolismo ya que está rodeada de un canal de agua. En esta estancia se evoca el Zep Tepi, el momento de la creación; el canal representa las aguas primigenias de las que emerge un túmulo de tierra (representado por el sarcófago de Wesir).
En la actualidad el monumento está en peligro debido a las aguas freáticas que ya han inundado todas las estancias.