Ramesseum es el nombre que se le dio en el siglo XIX al templo de Millones de Años de Ramsés II. al mismo Diodoro de Sicilia se admiró de la complejidad y la magnificencia arquitectónica del edificio. Desgraciadamente sólo unas pocas ruinas quedan hoy del templo: los pilares de la fachada y de la sala hipóstila, en los que se apoyan las estatuas que representan al rey con los rasgos de Wesir. Así como una enorme estatua de senita de Ramsés II sentado en su trono que debía medir entonces 17 metros de alto y pesar unas 1000 toneladas, y que hoy está derribada y hecha añicos.

Las decoraciones que adornan el templo relatan una vez más las hazañas del monarca contra los hititas. Pero hay también escenas que ilustran las fiestas que se celebraban en honor a Min, así como los sacrificios de toros blancos dedicados a la deidad de la fecundidad. 

En uno de los muros de la sala hipóstila se encuentra una decoración interesante en el que figuran los hijos e hijas de Ramsés en procesión de doble fila, alineados según el orden de nacimiento. En el decimoctavo puesto se encuentra Merneptah, quien sucedió a Ramsés II en el trono.

Anuncios