“Recuerda los ritos realizados en la capilla, las fumigaciones con incienso, la ofrenda del agua en una jarra durante el ritual matutino; recuerda la aportación de ocas gordas, de ocas y de aves, y la presentación de ofrendas divinas a los dioses; recuerda el natrón que masticaba el sacerdote y los panes blancos que se preparaban; recuerda la erección de los mástiles, las mesas de ofrenda que se esculpían, los sacerdotes puros purificando los templos, el templo blanco como la leche, la suavidad del perfume del paraje de luz, la purificación de las ofrendas; recuerda la observancia de Ma’at, el justo ordenamiento de los momentos rituales”.

Ipu Wer

  ¿Qué es el Kemetismo Ortodoxo?

El término Kemetismo deriva de Kemet o Kmt (tierra negra), nombre que se le daba al antiguo Egipto cuando los faraones gobernaban las dos tierras del Nilo; por lo tanto, la religión kemética no es nada más ni nada menos que aquella practicada en la antigüedad por este pueblo.

La religión de Egipto, a diferencia de lo que generalmente se cree, era monólatra, lo cual significa una estructura de muchos dioses que derivan de una gran fuente divina. Uno y muchos, muchos que son uno. (Es una clase de politeísmo). E. Hornung en su libro “El uno y los múltiples” ya indica que “la acuñación <<monolatría>>, propuesta por S. Morenz y E. Winter, y que ya está más tiempo en uso para ideas de la divinidad del Asia anterior, acertaría bien con la naturaleza de esta actitud frente a lo divino aún hoy viva en el hinduismo”. [1]

Christian Jacq mientras tanto, nos dice que [2]resulta inútil, en nuestra opinión, detenerse en el falso problema del monoteísmo y del politeísmo. En nuestra lógica limitada, uno se contrapone terriblemente al otro. Se trata de un lamentable reduccionismo del campo del conocimiento que no es probablemente extraño a la miseria espiritual de este final de milenio. En la visión simbólica de los antiguos egipcios, la unicidad divina se expresa, en el mundo manifestado, por la multiplicidad de las fuerzas de creación que encuentran en la unidad su fuente y su punto final. ¿Por qué habría que admitirse, como verdad definitiva, que el monoteísmo doctrinal suponga un progreso espiritual? El Egipto faraónico no conoció ninguna guerra de religión, ninguna matanza en nombre de Dios, pues vivió a Dios y a los dioses, Dios con los dioses, la multiplicidad de las aproximaciones de la unidad.

Netjer (“poder divino” en el antiguo idioma), es el Uno creador del mundo y de los dioses. Según la cosmogonía, localidad, ciudad, aldea, etc de que se trate, puede ser llamado Atum, Ptah, Amun, Nit, etc. Los egipcios no tenían problemas en aceptar diversas verdades que tal vez puedan sonar contradictorias para un occidental; lo importante es que un Uno surgió del Nun, creó, y se manifestó en multiplicidad de formas, los otros dioses (Netjeru). Estos Netjeru (los conocidos Isis, Osiris, Anubis, etc) son por un lado dioses independientes (Netjer), pero a su vez en conjunto conforman una entidad, Netjer. Son los “nombres” del Uno, las diferentes caras de la gran joya que es Netjer.

Sí se debe aclarar que no hay ni hubo un dios llamado Netjer, no hubo templo dedicado a Netjer, porque Netjer es un sustantivo que por lo general es reemplazado por el nombre del dios (del Netjer) creador del que se habla, o en el cual se cree, a menos que se quiera hablar en general o de modo abstracto, para lo cual sí se habla de Netjer.

Netjer no es una deidad específica, sino que es algo abstracto, es el poder divino surgido del Nun que puede tomar diversos nombres, millones. Es importante recordar esto para no malinterpretar la idea y creer que nos referimos a un monoteísmo. Absolutamente no, monolatría es una forma de politeísmo. De Netjer surgen otros Netjeru que en sí mismos son un Netjer. Puede sonar confuso, pero si pensamos que todos los dioses son en sí mismos poder divino, y que todos emanan de la misma fuente, la idea tal vez comience a tomar la forma acertada.

Esta religión más que al paganismo, pertenece al tradicionalismo africano. No es una nueva religión, ni una interpretación New Age, ni una mezcla de wicca con el panteón egipcio, ni una improvisación. El kemetismo es la práctica de la religión antigua del modo más cercano posible a como lo hacían en el pasado. Es por ello que su práctica requiere un compromiso de preservar la herencia cultural. Es la continuación de lo que los antiguos egipcios practicaban y creían, por ello, no sólo se necesita fe, sino un gran esfuerzo y tiempo dedicado a leer y a aprender. No es aplicar parte de lo antiguo a lo nuevo sino utilizar lo antiguo en la modernidad, sin cambiarlo. Esto por supuesto se refiere a creencias y ritos, la parte eterna de la religión, ya que sería un despropósito vestirse de egipcio antiguo, o dejar de lado todo el avance material que hizo la humanidad en más de dos milenios. Esta es una fe reconstruccionista de la antigua religión, pero al mismo tiempo, adaptada a los tiempos que vivimos.

Nosotros consideramos que los Dioses continuaron observando al mundo en estos últimos milenios, y es por ello que como ejemplo para ilustrar esto que decimos, aunque el chocolate no existía en el Antiguo Egipto, hoy en día, no significa que no pueda ofrendarse a un Dios o que a ese Dios pueda o no gustarle, o que ese Dios no sepa lo que es el chocolate. Creer eso equivaldría a considerar que los Dioses quedaron atrasados y encerrados en un marco temporal y geográfico, lo cuál por supuesto, es ridículo.

Si bien existen diferentes grupos keméticos, el primero (y reconocido legalmente) fue el de la religión Kemética Ortodoxa, creada a finales de los ’80 por su Santidad, Nisut Hekatawy I (AUS), fundadora del primer templo, “House of Netjer” localizado en los EE.UU. Este fue el primer templo físico existente fuera de Egipto luego de miles y miles de años. El kemetismo ortodoxo es también el único en tener una líder espiritual como los antiguos lo tenían en la figura del faraón.

El Kemetismo ortodoxo, al igual que los antiguos, se basa en cinco pilares:

  •  -Ma’at: el términoo egipcio de justicia, verdad, orden, balance.
  • -Netjer: la divinidad y todos sus aspectos o nombres.
  • -Akhu: nuestros ancestros.
  • -Nisut (AUS): el Rey y líder espiritual. El enlace entre Dios y los hombres.
  • -La comunidad practicante de la religión

 Cada uno de estos términos serán explicados uno a uno en las diferentes secciones de esta página.

¿Qué NO es Kemetismo Ortodoxo o Kemetismo en general?

 

 Debido a la reciente proliferación de movimientos religiosos que se denominan cristianos-herméticos-egipcios, o templos que surgen y toman el nombre de Egipto para sonar antiguos o místicos, nos hemos vistos forzados a agregar esta sección a la explicación de qué es nuestra religión.

-No es kemética una religión que mezcla atlantes, hermetismo, catolicismo y cualquier otra religión o concepto new age con partes de religión egipcia. Los egipcios no conocían nada de esas cosas, y quien le diga lo contrario le está mintiendo, o lo sacó de uno de los miles de libros basura que andan dando vueltas sobre Egipto.

-No es kemético ponerse un disfraz faraónico o una túnica, colgarse un Ojo de Horus (o Udjat) del cuello y salir a predicar ideas relacionadas con el punto anterior. El disfraz no te hace kemético ni tampoco hace kemético a lo que predicas.

 -No es kemético crear una nueva teoría, y para respaldar la falta de fuentes fidedignas, pintarla de “Egipto” para así simplemente decir “los antiguos egipcios lo hacían”, dejando que el pobre que asiste a dicho templo asuma que sacó esas cosas de libros de historia o papiros.

 -No es kemético vender, por ejemplo, velas con “jeroglíficos” pintados, cuando en realidad dichos jeroglíficos son puros garabatos sin sentido. En realidad tampoco es kemético lucrar de modo alguno con la gente desesperada y necesitada.  Va contra Ma’at. Ningún Dios egipcio necesita que le encienda una vela determinada para concederle algo; tampoco ningún Dios egipcio necesita que vaya a ningún templo a buscar intermediación de un pesudo-sacerdote para concederle algo o escucharlo; siéntese en su casa, haga una ofrenda de lo que usted sienta que al Dios puede gustarle, y pídale de todo corazón lo que necesita. Es tan simple como eso. No se deje estafar en su desesperación o necesidad.

 -No es kemético nombrar sacerdotes que no pueden diferenciar un Ra de un Horus a simple vista, ni escribir el nombre de los dioses de modo correcto: por ejemplo: es PTAH no PATH (este ejemplo no fue elegido al azar). Es una estafa nombrar a alguien sacerdote por haber leído 10, 20, 30 carillas de un curso por internet, como también es una estafa nombrarlo sin ser un Nisut. Cualquiera que conozca la filosofía egipcia, sabría que solo un Nisut puede hacerlo y por qué, y también sabe que un sacerdote pasaba AÑOS estudiando para serlo.

-No es kemético realizar misas al mejor estilo católico, ni realizar curaciones  o exorcismos al mejor estilo de la Iglesia Universal, porque cualquiera que haya leído sobre la religión egipcia, sabe que los templos no eran para realizar misas, sino que era el hogar del dios, y que los sacerdotes estaban para alimentarlo, vestirlo, etc. Nadie que no fuera sacerdote podía pasar más allá de la entrada. Los sacerdotes egipcios no eran pastores.

 -No es kemético engañar a la gente con que la estás nombrando sacerdote o la estás iniciando en una carrera sacerdotal, si tu versión “kemética” no reconoce un Faraón, porque en ese caso, cualquiera que conoce la religión egipcia (de los egipcios) sabe que sería imposible la interacción de los dioses con los hombres en la tierra. Si no existe un Faraón, un Nisut, es imposible la existencia de esta religión, y el que le diga lo contrario, no tiene idea de cómo era la religión egipcia.

Podrían enumerarse infinitas cantidades de puntos, pero creemos que estos son los principales referidos al motivo por el que nos decidimos a escribir y agregar esto aquí.

Por favor, antes de gastar dinero en algo, simplemente porque tiene relación con Egipto o parece tenerlo, o porque alguien le dice algo sin respaldo real de alguna fuente que pueda MOSTRARLE (porque es muy fácil inventar dando el nombre de un papiro raro que luego es inexistente), tómese el tiempo de averiguar. Si son objetos, fíjese bien que sean exactamente lo que le están vendiendo, porque por lo general se venden Horus que son Ra, o Hathor que son Isis, o libros que, o por su antigüedad ya son obsoletos o por la cantidad de basura en su interior son inservibles. No todos los dioses de cabeza de halcón son Horus, ni todas las diosas con cuernos y disco solar son Hathor, ni todos los dioses leones son la diosa Sekhmet, es muy común que vendan al dios Maahes como diosa Sekhmet, pero una diosa no lleva el torso desnudo ni faldilla, una diosa lleva vestido enterizo. No se deje estafar.

 Si es una cuestión de religión, averigüe quién es la cabeza de dicha religión, haga preguntas, todo tipo de preguntas, y no tenga miedo de ir a checkear si esto que le están diciendo es cierto o no. Cualquier religión seria no solo le va a otorgar los datos que desee, sino que también el líder podrá darle un currículum con números de teléfonos y direcciones, o al menos nombres de las entidades donde estudió o trabajó, para que usted pueda comprobar su veracidad.

Un parapsicólogo no es un egiptólogo. Un tarotista no es un egiptólogo. Un experto en new age no es un egiptólogo.  Solo los egiptólogos que estudiaron para serlo y son realmente reconocidos escriben libros sobre egiptología seria, y esa es la única fuente que puede servirle para aprender sobre Egipto y su religión (y cabe decir también que no toda persona que sea egiptóloga necesariamente escribe libros serios sobre el tema. Por ello hay algunos ampliamente respetados, y otros que son todo lo contrario).

Ningún profeta dormido, ningún reencarnado que en otra vida fue Nefertiti, ningún extraterrestre, ninguna de esas cosas raras que usualmente mezclan con Egipto va a poder decirle qué creían los egipcios. Hágase un favor, deje de gastar dinero, y siéntese en cualquier biblioteca local. Allí va a encontrar mucha más verdad sobre Egipto de la que se imagina. Y siempre recuerde, que solo porque tenga impresa la palabra “Egipto”, no implica que los egipcios realmente creyeran el contenido de dicho libro, además de que no toda persona que publica un libro necesariamente es experta del tema. Hoy en día cualquiera puede publicar un libro lleno de basura, y por lo general, si es de egiptología y sale menos de 40 o 50 pesos argentinos, con seguridad huele mal (salvo algunos ejemplos contados con los dedos).

Esperamos que esto pueda ayudarlo de algún modo.

Que los dioses le otorguen vida, prosperidad y salud (Ankh, Udja, Seneb)

 Por TadagyterRa Shemsu de la religión Kemetica Ortodoxa. 

Notas:

[1]”El uno y los múltiples”, Hornung, Erik, pag. 218, editorial Trotta

[2]”El origen de los dioses”, Jacq, Christian, pag.13, editorial Martínez Roca.

Artículo publicado en La Revista de Las Sombras ® Revista Neo Pagana en castellano. Los textos fueron registrados por Fire Valkyrja http://www.revista-wicca.com.ar/queeskemetismo.html

Anuncios